Ruta 1: Molina-Barranco de la Hoz

Jornada de mañana: Molina de Aragón

Molina de Aragón protegió al Cid en su impresionante fortaleza, actual imagen medieval de la ciudad. La próspera urbe comercial del siglo XV, conserva una rica arquitectura civil y religiosa.

Se puede ampliar el viaje con un paseo por el paraje del Santuario De Nuestra Señora la Virgen de la Hoz y el espectacular cañón de su entorno.

Castillo. El origen de esta gran fortaleza se remonta a los árabes que, durante los siglos X y XI, lo construyeron sobre un antiguo castro celtíbero. Uno de sus jefes, Abengalbón, amigo del Cid Campeador, le dio protección en él. Tras la reconquista y entregado el territorio al Conde don Manrique de Lara, fue ampliado y fortificado hasta finales del XIII, bajo el señorío de Doña Blanca, última señora independiente de Molina. Tras haber servido de cuartel militar durante el siglo XIX, la fortaleza de Molina quedó vacía desde principios de siglo XX.

Las enormes dimensiones de la fortaleza , revela la función no sólo defensiva, sino residencial, para la que este edificio fue levantado.

Iglesia de San Felipe. Barroca, de los siglos XVII-XVIII y fachada neoclásica. En el interior destaca la cúpula y su altar mayor dedicado a San Felipe Neri.

Iglesia de Santa Clara. Edificada en la parte alta de la ciudad en la segunda mitad del s. XIII, ofrece un bello estilo románico de transición al gótico. En el s.XVI se cede al monasterio de clarisas que se estaba construyendo al lado para que les sirviese de capilla. 

Iglesia de San Pedro. De origen románico, fue reedificada totalmente en 1523.

                                      

Plaza de España. Del siglo XVI, magnífico espacio representativo, donde se ubicaban las casas del Corregidor, Audiencia y Justicia. En ella se celebraban ferias ,mercados, festejos taurinos, carreras de caballos, entre otros. El elemento más destacable es su calle balconada u Horma.

Judería Y Morería, ambas intramuros, de gran belleza medieval.

Puente Viejo. De factura románica, se trata de una construcción civil de gran importancia histórica realizada en grandes sillares regulares de color rojizo que le proporcionan un aspecto característico.

Convento de San Francisco. Fue fundado por Doña Blanca de Molina en el siglo XIII, para ser enterrada en él. En la parte superior de la torre aparece una veleta conocida como "El Giraldo", muy popular en la ciudad.

Actualmente su iglesia es la Casa de la Cultura y uno de sus claustros alberga las dependencias del Museo Comarcal de Molina.

Casas-palacio. A lo largo de nuestro recorrido disfrutaremos de las magníficas fachadas de estos palacios como el del Marqués de Villel, el de Los Arias o el del virrey de Manila, evocadoras de varias etapas de desarrollo social y económico de la villa.

Iglesia de San Gil. De origen románico, es la parroquia principal de la ciudad. La portadas con pilastras adosadas son clasicistas. En su interior se conserva el magnífico retablo renacentista de la parroquia de Atance.

Jornada de tarde: Barranco de la Hoz

Labrado por las aguas del río Gallo, afluente del Tajo, es una armonía de hoces, con sus paredes verticales de piedra arenisca, en las que la erosión ha formado caprichosas formas. Incrustado en esa altas paredes se encuentra el Santuario de la Virgen de la Hoz, construido por los señores de Molina en el s. XII; el conjunto actual es del s. XVI.

 

Opcional

Este itinerario se puede combinar con la ruta de casonas molinesas. Consultar.

Descargas